lll

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

jueves, abril 15, 2010

Cristianismo Radical: Nuestra necesidad

Escrito Por Luis Rodas

Necesitamos urgentemente radicalizarnos.

¿Sabes lo que significa la palabra “radical”?.
Viene del latín “radix” y significa raíz o de base, refiriéndose sobre todo a un punto de vista profundo, sustancial. Alguna posición que busca ir al fondo o raíz de la creencia o ideología.
RADICAL, NO EXTREMO
Por lo que, cuando hablamos de un “cristianismo radical” no nos referimos a algo “extremo”.
Muchas veces se utilizan estas dos palabras, “radical” y “extremo”, como sinónimos, pero en realidad no tienen mucho punto de contacto.
El “extremista” es una persona que lleva una verdad hacia un lugar equivocado y exagerado.
Por el contrario, radicalizar una verdad, no es más que conocerla en profundidad y vivirla tal como es. Sin añadirle ni quitarle.

Significa ser fiel a esa verdad.
“EXTREMADAMENTE” ENGAÑADOS
Una Iglesia puede usar toda la terminología que la haga sentir la revolución del siglo 21, pero si vive en una linda amistad con el pecado, se podrá ver a sí misma muy moderna, pero la verdad es que lo suyo ya lleva, como mínimo, alrededor de 2000 años. Su situación es la misma que la de la Iglesia en Laodicea: tibieza.
Y en cualquier momento será vomitada de la boca del Señor.
Cuantos congresos y eventos hoy usan la palabra “radical” y “revolución” pero luego no se trata más que de otro entretenimiento para la carne.Mucha música, diversión, conocer gente, emociones, nuevos métodos, estrategias e ideas, mercadotecnia, sociología, psicología y promesas de hiper-crecimiento eclesiástico, pero jamás se profundiza en la Palabra y su búsqueda en clamor y oración tiene tanta profundidad como la de un niño de 5 años.Esto no es "cristianismo extremo" (como algunos le llaman).
Esto no es otra cosa que gente “extremadamente" engañada.

VOLVIENDO A LA RAIZ
De manera que jamás podemos ser “radicales” en nuestra fe, a no ser que lo que busquemos sea profundizar en ella. Adentrarnos seriamente en las raíces del cristianismo. Investigar sedientamente en la Palabra y clamar en oración y en comunión con el Señor para saber lo que es ser cristiano y así poder vivirlo a pleno.

Nuestra forma de VIVIR el cristianismo debe “radicalizarse”.
Urgentemente.

Nuestro clamor es por volver a la raíz, a la esencia, a la Palabra, a la verdad absoluta que nos fue entregada por medio de la Palabra de Dios.
No necesitamos inventar un nuevo cristianismo. NO. Eso es herejía, y Pablo escribió que cualquiera que predicara otro evangelio (por más lindo y prometedor que suene) sería “anatema” (Gálatas 1:8).
Lo que necesitamos es volver a la raíz de lo que esta escrito. A lo profundo de nuestro cristianismo.

No necesitamos más filosofías humanas, grandes ideas, versículos e historias sacadas de contexto para ilustrar un pensamiento nuestro.
Necesitamos un autentico movimiento de Cristianismo Radical. Gente que verdaderamente muera a este mundo, a su orgullo, su reputación, su “gran ministerio”, la fama y las riquezas que la “farándula evangélica” le pueda dar hoy, a su más placentero e intimo pecado, a la cómoda y somnolienta tibieza, y decida radicalizar su cristianismo.

Aunque eso signifique que tenga que reconocer que lo que ha estado predicando en estos últimos 10 años estuvo equivocado, aunque signifique la cruz en su estado puro, quiera decir lo que quiera decir....
Contra viento y marea, contra las criticas de los que piensan que agradan a Dios acusándonos o echándonos del Sanedrín.Gente que esté dispuesta a llevar su cruz y le siga, sea lo que sea que esto venga a significar.


Gente que diga: “Señor venga tu reino, aunque eso signifique que se vaya mi propio reino para siempre”.
Gente que antes de hablar a los hombres ha hablado con lagrimas a Dios de esos hombres.
Gente que consumida por el amor genuino a su Dios vea absolutamente insatisfactorio y mediocre cada vez que alguien le hable de lo que “Dios le puede dar” como si se pudiera comparar a El mismo con algo de este mundo.
Gente que en el medio de la muerte de uno de sus hijos, esposa o novia diga: “aún con mi corazón hecho pedazos sigo diciendo que ‘tu eres absolutamente fiel y digno de toda gloria’. Jehová dio, Jehová quitó, bendito sea Jehová”.
Gente que el registro divino pueda decir: "de los cuales el mundo no era digno" (Hebreos 11:38). Llenos de "amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza" (Gálatas 5:22,23).

Sin lugar a dudas esto sí es un gran cambio “revolucionario” para este tiempo.
Necesitamos retornar a que el Señor sea nuestra vida, motor, pasión, fe, dirección, fortaleza, salvación.... nuestro Centro absoluto. Necesitamos retornar a Dios.
Necesitamos desesperadamente un movimiento de “Cristianismo Radical”. .

"Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. Humillaos delante del Señor, y él os exaltará" (Santiago 4:8-10).

¿Quieres algo más sobre este tema? Puedes escuchar la predicación "¿Donde está Dios?" o descargarla dandole Click derecho en el enlase y guardar enlase como o save target as y gurdalo en tu pc AQUÍ

Visita: http://poruncristianismoradical.blogspot.com/

Reacciones:

0 comentarios: