lll

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

sábado, diciembre 05, 2009

¡Qué bonita planta!

En una ocasión estaba en una agencia de viajes apartando el lugar donde pasaríamos nuestras vacaciones mi esposa y yo. Recuerdo que ahí vi una planta muy grande, estaba frondosa y tenía las hojas muy verdes, pregunté si daba algún fruto, me dijeron que solo era una planta de ornato, solamente daba vista y nada más.

Pensé, ¿No sería estupendo que esa planta grande y frondosa pudiera dar algún fruto? Seguramente, pero no estaba en su naturaleza dar fruto.
Muchos jóvenes quieren dar frutos espirituales, pero si no han nacido de nuevo esto es imposible, su naturaleza es dar frutos solamente de la carne. Otros creen que dan fruto, pero lo único que tienen son hojas muy bonitas, un follaje muy frondoso, pero sin fruto.

Juan 15:8

En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.


Con esto debemos entender que Dios no tiene plantas de ornato, él busca que seamos árboles plantados junto a corrientes de aguas, y que demos fruto a su tiempo. Demos frutos espirituales porque eso es lo que da gloria al Padre.


Jesús Mariscal

Reacciones:

0 comentarios: